Quedada 30 de septiembre 2018

Septiembre es momento de volver a las clases, a la rutina y a los buenos hábitos. Uno de ellos para nosotras son las quedadas, así que el pasado domingo nos juntamos unas cuantas para tejer en Pequeña Luisa.

La primera en llegar fue Marina que, aunque nos seguía desde hace tiempo, era la primera vez que venía porque  entre el trabajo y que tiene dos hijos pequeños, nunca había conseguido cuadrar los horarios. Precisamente por eso se tuvo que ir pronto y se me pasó preguntarle qué era la labor que llevaba entre manos que estaba tejiendo con ganchillo.

Silvia se trajo un chal que estaba tejiendo, el Jujuy de Joji Locatelli, con una lana que compró en París. Lo estaba haciendo porque en noviembre se va al Barcelona Knits y se ha apuntado a un taller con esta diseñadora.

Sandra estaba con el top de punto calado de andoliando que estaba incluido en la “locura tejeril“.

Rosalía estaba tejiendo un par de calcetines, los había empezado desde la puntera y estaba haciendo los dos al mismo tiempo. Aunque no sé si esos calcetines habrán seguido adelante porque estaba dudando de la tensión y no sabía si hacerlos con alguna aguja un poco mayor.

Sonia estaba tejiendo un jersey de verano de ganchillo con unos ovillos que le habían regalado y todavía tenía dudas de si ponerle mangas o no.

Yo por mi parte estuve avanzando una mantita de bebé siguiendo el patrón Four Points de Purl Soho.