Quedada 20 de mayo

Aunque ya habíamos cogido la costumbre de quedar el último domingo de mes, en mayo adelantamos un poco la quedada y la hicimos el pasado día 20. En junio, entre las hogueras y el día de tejer en público, seguramente tengamos una quedada pronto.

Raquel estuvo tejiendo este chal con un algodón en tonos verdes muy bonito, pero con lo que nos dejó impresionadas (sobre todo a mí, que soy un desastre) fue con la libreta donde apunta los patrones, lo tiene todo súper organizado para ir tachando cada vuelta que hace y no perderse. Y además es muy bonita, porque usa muchos colores y va pegando las etiquetas de las lanas que utiliza.

Silvia trajo los calcetines de la última vez. Ya había terminado uno, pero en el segundo estaba probando a hacer otro tipo de talón. Aprovechando así para probar cosas nuevas ya que había decidido deshacer el anterior para adaptarlo a la talla de su hijo, al que le habían encantado los colores. ¡Y no me extraña! Son preciosos.

Rosalía estuvo haciendo ovillos para empezar su segundo par de calcetines y es que nos dijo que le había gustado mucho la labor, que había sido bastante entretenida.

A Fátima le habían traído de Reino Unido la revista de Mollie Makes y empezó a hacer la labor que traía de regalo que era un mandala de ganchillo para colgarlo.

Elena continuó con la manta de la sesión anterior, trajo también un top que estaba haciendo, pero como llevaba calados prefirió dejarlo para un momento en el que pudiese estar más concentrada.

Viky estuvo terminando un juguete de bebé de ganchillo y yo seguí con el jersey interminable.

Marisa se pasó un ratito sólo a saludar y se fue con regalo ya que el juguete que estaba haciendo Viky era para ella, bueno, en realidad para la peque que espera. También le había tejido una estrella y unas sandalias muy monas. Va a estar súper graciosa con ellas :)

 

Quedada 29 de abril

El domingo 29 volvimos a quedar y parece que la fiebre de los calcetines ha llegado a Alicante Knits.

Rosalía estaba tejiendo un par que había empezado desde la puntera, avanzando los 2 al mismo tiempo. Eva y Silvia los estaban haciendo de uno en uno y comenzando desde el elástico del tobillo. Todas los tejían con agujas circulares pero las de Silvia eran unas con un cable muy cortito que sólo coge la circunferencia del calcetín y son tan pequeñas que parecen de juguete. Ella además estaba usando algodón elástico con un tintado que hacía un estampado de sandía muy gracioso mientras que los de Eva y Rosalía eran de lana en tonos azules.

Eva tuvo un pequeño momento de estrés porque nos pusimos a hablar y de repente le faltaba un punto. Y es que, como dice Rosalía, aquí no se viene a contar. Te lías a hablar y pierdes la cuenta de la labor, te pones nerviosa, vuelves a contar una y otra vez…

Así que si no has venido nunca y te lo estás pensando, esa es la única regla: no traigas nada demasiado complicado o demasiado oscuro, porque es más difícil de ver.

Aunque Martine era la segunda vez que venía, ya tenía esto claro, así que trajo 2 labores. Empezó con un chal de punto calado, que cambió por una torera de ganchillo cuando vio que se liaba demasiado.

Tras mucho tiempo, Gemma volvió a venir a las quedadas. Estuvo terminado las mangas de un jersey y poniéndonos los dientes largos, porque nos dijo que lo iba a estrenar en Islandia, ya que se iba de viaje en unas semanas.

También nos habló de un par de apps para tejedoras muy curiosas: istichtcounter y knitmap. La primera de ellas para llevar la cuenta de las vueltas y tomar anotaciones de cada labor y la segunda para encontrar tiendas de lanas en cualquier sitio.

Marisa hizo hace un tiempo una bolsa de ganchillo con punto de red para ir a la compra y a su madre le había gustado, así que empezó una para ella.

Elena estuvo haciendo una mantita de bebé con 2 agujas y yo avancé algo del jersey que tengo entre manos, aunque últimamente sólo lo cojo en las quedadas, así que no sé si lo acabaré algún día.