Quedada 25 de febrero 2018

El domingo pasado nos juntamos de nuevo en La Pequeña Luisa para desayunar y pasar un buen rato tejiendo.

Esta vez tuvimos dos nuevas incorporaciones, lo que siempre es una alegría. La primera de ellas fue Elena, que nos dijo que se había mudado hace unos meses a Alicante y estuvo buscando un grupo al que unirse, pero nosotras estábamos “de parón”, así que ahora que lo hemos retomado, aprovechó la ocasión. Se trajo una bufanda que le habían pedido que tejiese con los colores de Gryffindor y estuvo haciendo pruebas. Hay que decir que decir que es de las valientes, aunque ya llevaba un buen trozo, decidió deshacerlo porque no le estaba quedando como quería.

La otra incorporación fue Martine, que es una tejedora experta, llevaba varias prendas hechas por ella misma. A mí personalmente me encantó su rebeca de una lana con angora preciosa. Se trajo para tejer con nosotras una chaqueta con orejitas y cola de zorro que estaba haciendo a ganchillo para su nieto. Fue muy curioso porque que estaba siguiendo el patrón de una revista en neerlandés (ella es belga) y Fátima trajo otro número de la misma revista pero en inglés de donde ella estaba siguiendo el patrón del donut que empezó en la quedada anterior.

Rosalía trajo una lana de color mostaza con la que estaba haciendo un cuello con punto garbanzo. Además trajo puesto un chal que conocíamos bien, ya que lo estuvo haciendo hace tiempo con nosotras.

Raquel trajo una rebeca que está tejiendo en negro con doble hebra y, aunque el patrón le estaba dando algún problema, ya estaba pensando en hacer otra igual para su madre.

Viky no tenía ninguna labor empezada, pero se trajo un par de ovillos de algodón y empezó un estuche.

Yo seguí avanzando el jersey del que había estado haciendo muestras la vez anterior.